Recetas de Familia

Consejos Servir

Como preparar cocteles

No Comments

 

1 – Twist

A

 

No es puro adorno. Para los manhattans, martinis y similares, es una parte fundamental de la bebida. Corta una tira de piel de naranja o limón pero evita que quede la parte blanca en ella. Sostén el twist sobre la bebida, con la piel hacia abajo, y dóblalo hasta que los extremos se toquen, con lo cual llenarás la superficie de fresco y dulce aceite de cítrico.

 

B

 

Después deslízalo por el borde del vaso o copa antes de colocarlo en la bebida.

 

Técnicas sencillas pero muy útiles

 

1 – Medir

Te recomendamos un medidor real y no esos trastes que tienen a los lados marcadas las cantidades. Para que funcione un medidor tienes que hacer dos cosas: recordar cuál es la capacidad de cada uno (debes tener un par: uno de 2 onzas y 1 onza, y otro de ¾ de onza y ½ onza) y llenarlo siempre hasta el borde. Luego verter en el vaso y seguir con el proceso. Simple.

 

2 – Agitar

A

 

Mezcla tus ingredientes en un vaso mezclador o en el shaker. Agrega hielo hasta que cubra ¾ partes del vaso o shaker.

 

B

 

Coloca el vaso en una superficie dura y cúbrelo con la parte grande del shaker. Da un golpecito en la punta para asegurarte de que está bien asentado

 

C

 

Levántalo y haz que el shaker (o la parte grande del mismo) quede abajo. Sostén esa parte con tu mano izquierda y pon la derecha en la zona donde se juntan ambos recipientes, con tu pulgar en el fondo de la parte pequeña del shaker o el vaso [4]. Esto evitará que se separen accidentalmente. Agita de forma horizontal durante 10 segundos.

 

D

 

Con la parte grande viendo hacia arriba, destapa el shaker. Si lo estás haciendo con un equipo completo, es fácil: solo empuja la parte pequeña hacia un lado con el pulgar. Eso debe romper el vacío. Si estás usando un vaso es más complicado: sostén el shaker con tu mano izquierda y pon el pulgar y el dedo medio sobre el vaso, para mantenerlo en control una vez que se rompa el vacío. Después dale un golpecito con la palma de la mano al shaker en el punto donde se une con el vaso [5]. Si eso no rompe el vacío, dale un cuarto de vuelta al shaker y repite la acción. Síguelo rotando hasta que se rompa el vacío.

 

E

 

Después coloca el colador y vierte el líquido.

 

3 – Macerar

 

Hacerlo es fácil e intuitivo. Sólo presiona contra el fondo del vaso. Algunos ingredientes no necesitan maceración. Agitar vigorosamente con cubos de hielo macerará de forma adecuada rebanadas de naranja, arándanos, moras y otras frutas suaves que son comunes en los tragos.

 

4 – Revolver

Coloca la cuchara en el valle que está entre tu pulgar y el dedo índice, y sujétalo con tus dedos anular e índice. Gira tu muñeca en el sentido de las manecillas del reloj mientras tu dedo medio presiona la cuchara [7]. El vaso debe estar lleno de hielo triturado (lee abajo). Al dar la vuelta completa, para con el dedo índice la cuchara y tira de ésta en sentido contrario. Con la práctica, esto será muy natural.

 

5 – Triturar hielo

Toma un cubo de hielo, colócalo en tu mano izquierda y dale un golpe con el reverso de una cuchara para bar [8]. Si necesitas más hielo, pon los cubos en una bolsa de lona y machácalos con un mazo, una piedra plana… lo que tengas a la mano.

 

6 – Calentar y enfriar la cristalería

Las bebidas se mantienen frías significativamente más tiempo si se sirven en vasos fríos. La forma más fácil de hacerlo es mantenerlos en el refrigerador. Lo mismo sucede con las bebidas calientes. Llena el vaso a la mitad con agua caliente y déjala reposar por 10 0 20 segundos, luego tírala y coloca la bebida.

 

Cómo servir un vino correctamente

No Comments

Existen unas normas no escritas para hacer del arte de la mesa un ritual agradable, algo mas que el simple hecho de comer. Estas normas a seguir suponen todo una ceremonia que abarca desde la preparación y engalanamiento de la mesa así como los modales a la hora de servir los platos y vino desde principio a fin.

Cada movimiento tiene su razón de ser. Los comensales han de ser tratados con respeto, educación y sobre todo velar por que todo sea de su gusto. Estos actos sumamente estudiados hacen  del simple acto de comer un momento especial.

Una parte importante al servir una mesa, es cómo se han de servir los vinos, convirtiéndose prácticamente en un ritual. Los vinos toman un papel muy importante en los banquetes, ya que han de ser elegidos con sumo cuidado de manera que el maridaje con la comida resulte satisfactorio y agradable al paladar, para así realzar todos los sabores al máximo. También es importante dependiendo del tipo de vino elegido, saber a qué temperatura debe servirse.

Una vez se han tenido en cuenta estos puntos, se procede a servir a los invitados. Los vinos al contrario que los platos, siempre se sirven por la derecha y nunca ha de tocar la boca de la botella la copa. La botella se ha de tomar por la parte central de su cuerpo y de forma horizontal a la copa al servir, haciendo un leve movimiento de muñeca al terminar para evitar se derrame el líquido.

llenar-copas-protocolo

Dependiendo de qué vino o bebida se trate, se llenará la copa de una forma u otra, pero nunca hasta el borde. Para vino tinto y clarete se llenará un tercio de la copa, para el vino blanco a la mitad y para agua y espumosos será 3 cuartos de su capacidad.

 

 

Protocolo de Mesa

No Comments

protocolo-mesa-hu-668x400x80xX copy

 

A continuación os explicaremos cómo se deben colocar los elementos que forman una mesa.

A pesar de que no lo vayáis a poner en práctica a diario, seguro que os viene bien para esos días más especiales en los que tengáis invitados en vuestras casas.

Plato de pan: se coloca frente al plato, un poco a la izquierda.

Cubiertos de postre: se colocan enfrente del plato, el tenedor mirando a la derecha y la cuchara o cuchillo mirando a la izquierda.

Las copas: hay varias maneras de colocar las copas, pero la más ortodoxa es en fila y un poco desplazadas hacia la derecha del plato. Se ordenan, empezando de izquierda a derecha: primero la copa de agua, luego la de vino tinto y después la de vino blanco.

Los cubiertos: el cuchillo, la pala de pescado y la cuchara van a la derecha del plato, con el filo del cuchillo mirando al plato. Los tenedores se colocan a la izquierda.

Los cubiertos se disponen de tal forma que los primeros que se utilizan son los más alejados del plato, y los que se utilizan en último lugar son los más próximos al mismo. Se colocan todos a la vez, alineados por su empuñadura, y acomodados de acuerdo al orden de uso, desde afuera hacia adentro.

Platos: El plato de presentación o plato base es el que se coloca al realizar el marcaje de la mesa y su función, es la de proteger la mesa a la vez que la decorar. Es de gran tamaño (de unos 30 – 34 cms. de diámetro), y puede variar en estilo y patrón con respecto al resto de la vajilla, siendo muy comúnmente encontrado en materiales metálicos.

Sobre el plato base se pueden poner los platos donde se servirá la comida, aunque lo ideal será disponer de bajo platos, e ir colocando los demás platos a medida que se vayan a utilizar.

Translate »